martes, septiembre 17, 2013

Donde habitan los ángeles - Claudia Celis


¿Por qué todos aquellos a los que amamos en la vida tienen que desaparecer?”, se pregunta Pancho, el protagonista. Esta novela recoge sus memorias y recuerdos desde la perspectiva de su juventud. Durante las vacaciones, Pancho y otros sobrinos de Tacho y Chabela llenan de alegría la casa de San Miguel. En esos breves lapsos, los tíos olvidan la tristeza que la muerte de su hijo les dejó. Al término de las vacaciones todos los sobrinos vuelven a su hogar, pero en una ocasión Pancho no lo hace: abandonado por su madre, atractiva viuda, y después de esperarla mucho tiempo, se convierte en el hijo de sus tíos.
.................................................................................................................................

Donde habitan los ángeles, es un libro ameno, con una narración muy tierna y ágil. Tiene personajes especiales, otros muy comunes y otros simplemente inolvidables. Claudia Celis, supo inyectarle el humor exacto para que cada página arranque una sonrisa. Creo que todos quisiéramos tener un tío igual de sabio que el tío de Panchito. Hubo escenas que me reconfortaron y me alentaron, cosas que al momento no pude creer y que después acepte como las más certeras enseñanzas.


Honestamente, esa sinopsis no le hace justicia porque Donde habitan los ángeles es mucho más que una despedida, más que la nostalgia de los recuerdos, más que la adolescencia, más que travesuras, más que la tristeza y la alegría, más que la familia. Esta novela es más de todo, es como la vida misma, que pone reveses y curvas allá donde nos empeñamos en dibujar una línea recta.

Esta novela es una reflexión, una invitación en papel encerado que nos llama a ver el mundo desde los ojos de un niño, que ya no tiene papá, ni mamá, pero que tiene "un tío que los quiere mucho, como si fuera su papá". Y también a comprender la vida y la muerte como lo hace un hombre especial, un médico con un peculiar modo de querer y que tiene un sobrino que lo "quiere mucho, como si fuera su hijo".







4 comentarios:

  1. Maria O.D., sospecho de tu reseña que el libro debe tener imágenes de la infancia con las que uno puede identificarse fácilmente, la casa, los juegos, la decena de primitos. A mí esos recuerdos me acaban de desfilar por la cabeza y me han dejado una sonrisita :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Taty! Oh sí, se pueden identificar muchas escenas cotidianas. Y todas nos dejan un buen sabor de boca.

      Eliminar
  2. me trajo recuerdos leer esto!
    Saludos, buena semana para vos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial Karu! ¡Que tengas buena semana tú también!

      Eliminar