lunes, marzo 25, 2013

Tres



“Lo importante es que vivieron y murieron juntos”, comenzó Ikus, yo trate de que me soltara la mano pero no tuve éxito. Me apretó con más fuerza y me jaló hasta que tuve su aliento rancio en mi oído, “fueron felices, por mí, eso es lo que importa, eso es lo que hace que mi vida haya tenido un propósito”.

Ikus se había convertido en un saco de papas, arrugado, canoso y apestoso; me miraba desde el catre duro en que estaba agonizando, me había prometido un secreto pero lo único que repetía era que ellos habían sido felices, yo no sabía quién eran “ellos”, y menos me importaba su felicidad.
—Ikus, dime ya, o no podrás irte descansado, Ikus ­—lo moví un poco y lanzó un gemido helado como la muerte.
—Él vivía una cuadra después de la mía, ella vivía atrás de mi casa, ella y yo fuimos los mejores amigos, los mejores solo amigos.
—¿Estabas enamorado de ella? — no pude evitar interrumpirlo. Ikus me miró y suspirando movió la cabeza para confirmar mi pregunta.
—Ella siempre lo amo a él, pero él tenía una novia muy hermosa, los cabellos negros le caían por la espalda como cascada, era la chica de los sueños de cualquier chico, pero esa chica murió muy joven.
—¿Y  así fue que tu amiga pudo conquistarlo? — Me estaba pareciendo una historia terriblemente aburrida.
—Una noche él se quedo esperándola hasta el amanecer, después no la vio nunca más, mi Emma se hizo su amiga, y entre el consuelo fue naciendo el amor, ellos eran tal para cual.  ¿Cómo dicen ahora?
—¿media naranja? ­— atiné a decir.
­—No importa porque yo hice un destino para ellos, para que estuvieran juntos, porque era la única manera de que Emma fuera feliz.
—Lo dices como una sentencia, para que tú sombra estuviera en medio de esa relación… de tres.

Ikus me miró con furia, con su mirada azul atravesando mi cráneo, descubrí que no quería ser el tercero, sino solo un artífice, un pirata del destino, lo había girado a su antojo pero aún me negaba a imaginar de qué manera.

Cuando murió, lo sepulté en el patio de su  propia casa, donde él mismo me había indicado que lo hiciera, había dicho que se quería ir con su secreto, que ya no le interesaba liberarse diciéndomelo a mí, me quede alborotada sin saber que iba a descubrir su secreto en el mismo lugar donde le lanzaba la tierra que cubriría  para siempre su cuerpo de costal de papas.

Ahí  en el fondo, vi un mentón y me detuve a observar bien la osamenta enterrada hacia ya mucho tiempo, descubrí que pertenecía a una chica de hermoso cabello negro que una noche jamás había llegado a su cita.

20 comentarios:

  1. ¡Excelente, María! Un relato muy bien logrado y, como todo buen relato, con un descenlace inesperado.
    Pues, chiquilla, no me queda más que felcitarte y darte las gracias por compartirlo y no dejar que se mueran los relatos.
    Con mi cariño: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Doña Ku! No tiene de que agradecer, escribir es mi sueño hecho realidad.

      Eliminar
  2. me encantó tu relato, a mí me parece bien narrado y el secreto está bien. Me gustó, solo hacen falta algunas tildes por ahí, pero por lo demás, me mantuviste clavada a tu relato :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Abi! Revisare donde me faltaron las tildes.

      Eliminar
  3. Un relato que me dejó sin palabras. Qué final! qué giro a la historia!
    Qué malo Ikus... me dio cosita cuando el/la protagonista (no supe diferenciar si es hombre o mujer) descubre el cuerpo de la chica muerta al intentar enterrar al anciano...
    Genial!!! me causó escalosfríos!!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Erzengel! ¡Es un honor que te guste mi relato! La protagonista es una chica pero la verdad es que empece a escribir el relato como si fuera un chico el protagonista y al final lo cambie.

      Eliminar
  4. ¡Hola, hola!
    Creo que no había tenido la oportunidad de leerte, sin embargo, el día de hoy se ha dado la ocasión...

    Concuerdo ampliamente con Dora, Abi y Erze, tienes un encantador estilo y me parece que eliges con mucho cuidado las palabras que vas entretejiendo; y no sabes cómo es que yo agradezco eso.

    Por otra parte, sobre lo que dice Abi, es cierto, te comento que regularmente los verbos conjugados en pasado y futuro van acentuados, como "atiné", "sepulté" etc.

    Así que te agradezco de nuevo por compartir tu relato, por hablar de cómo los secretos pueden terminar derruyendo el alma, y en general, por hacerme la noche.

    Nos seguimos leyendo, ¡un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Athena! ¡Muchisimas gracias, como siempre, un honor tenerte por aquí! Corregiré esos verbos, nuevamente ¡Gracias! por tu comentario. ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  5. OOOOH, María! My God, amé el relato :| jajaja (ando muy expresiva O.o)
    Te salió genial, el final me puso lo pelos de punta.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Caami! Esta bien que andes muy expresiva :) ¡Gracias!¡Que genial que te guste mi relato, lamento haberte asustado con el final! ¡Besitos!

      Eliminar
  6. Escalofriante historia dónde se puede observar la "amistad" llevada a sus límites mas insospechados. El final, rompedor, lo has introducido de una manera tan natural que parece que así debiera ser. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cloe! Gracias por pasar a leer mi relato, muchas gracias por tu comentario ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Toda la vida ocultando un secreto asi tiene q ser terrible y lo has plasmado de forma genial.Me ha encantado.Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que honor que te encante mi relato, María José! ¡Un beso!

      Eliminar
  8. Un gran relato contado con la forma tan peculiar que sólo tu tienes. Ikus es un mal nacido, mi idea al leerlo es querer que se muriera de una vez. Existen secretos buenos, los hay ni fu ni fa y luego están los de categoría malvada. Éste, pienso, que supera lo malvado rayando lo despreciable. Todos estos sentimientos que has despertado en mí se han conseguido con esa manera de describir que tanto me gusta, te doy mi más sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Antonio! ¡Que honor que te gustara tanto mi relato! creo que es una maravilla despertar tanto en el lector, por eso también me disculpo por escribir este secreto tan despreciable ¡Gracias otra vez, un abrazo!

      Eliminar
  9. Oh Maria!
    Me hiciste terminar de leer tu relato con un Oh My God en los labios (de verdad!)
    te felicito, muy bien logrado!
    Cariños
    Catapzia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Catapzia! Es un honor tenerte por aquí y tener tus felicitaciones ¡cariños, un abrazo!

      Eliminar
  10. ¡Dios qué final! Me ha dejado impactada por completo, no me extraña que quisiera llevárselo a la tumba. Me ha gustado mucho, ha sido muy ameno y una lectura muy entretenida. ¡Nos leemos! ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario! Que feliz me hace poder impactar tanto a mis lectores ¡Un besazo!

      Eliminar